MI VISIÓN DE EUROVISION

Columna de opinión basada en la pasión que siento por el concurso, aderezada con unas gotitas de ironía, una pizca de acidez y puñados de diversión, que se actualizará diariamente abordando desde los temas de más rabiosa actualidad en el micromundo del Certamen Europeo, hasta los momentos inolvidables de la historia del Festival de la Canción.

30 octubre 2013

ISLANDIA 2004


Buenas noches eurolectores,

La canción que vamos a tratar hoy es una de mis favoritas del país de los géiseres, si bien tengo claro que no es una canción especialmente popular entre los eurofans, que prefieren a la inaguantable Selma en 1999 con su All out of luck, a Euroband con This is my life en 2008 o incluso al propio Jónsi en su intento de 2012 con la pequeña Greta y Never forget... posiblemente yo sea mucho más rancio y más profundo; porque a mi lo que me gusta es un buen drama de los que te hacen gastar klinexx y comer helado de chocolate mientras te atracas de llorar como una magdalena...

Y la verdad es que Heaven lo tenía todo para despertar ese sentimiento en mí, y así lo hizo, hasta el punto de que en los días en los que se celebraba el festival de 2004 era mi favorita a la victoria junto a Serbia-Montenegro, y lo triste es la veía con opciones de ganar jojojo... es lo que tienen los "guilty pleasure", que te hacen perder la razón y ver cosas donde no las hay... pero bueno, esa forma de actuar en tan eurofan en la forma y en el fondo jojojo

Bien, pongámonos en antecedentes. Después de quedar la isla altántica en 9ª plaza en 2003 con Birgitta y su Open your heart, que habían salido de una preselección pública o "songvapenni" de esos... es que menudos nombrecitos mi armah... La televisión pública islandesa, RUV (que no Ruth), selecciona de forma interna al joven cantante y actor de musicales, Jón Jósep Snaebjörnsson, aka Jónsi para las que le consideramos de la familia.

Bien, pues el bellísimo Jónsi, más actor que cantante según demostró en Estambul, y con 27 bien llevados años, acepto la propuesta que se le ofreció, y presentó a la RUV el tema Cielo, interpretado en inglés.


La canción habla de un chico que pierde a su novi@, porque a mí me da en la nariz que al pequeño Jónsi le gusta jugar al teto y que le regalen "un paaaaloooo" jojojo... ¡Paka que te desvías! ... Total, que el chico tiene tanta pena que está que no vive en ese proceso de asumir la pérdida... lo que yo os decía, un auténtico y verdadero drama que ni Cristal.

Jónsi actuó en el puesto 17, que es el más afortunado de cuantos existen para participar en el ESC, ya que es el que número que más sale en la ruleta, digo... el que más triunfos acumula: 1972, 1980, 1992, 1996, 2006, 2007 y 2012, así que no puede quejarse el chico de tener mala suerte en ese aspecto...

Pero el gran problema del niño, además de su estética con ese traje cateto a más no poder, blanco y con arrugas, muy del corte de los estilismos de hace 10 años, pero alejado de la elegancia que requería el tema, y de la camiseta marrón que no pegaba ni con cola; lo que realmente le falló fue su justita voz, que salió poco de paseo, y cuando lo hizo fue para enseñar el gallinero.

Descontrolado en sus movimientos y respiraciones, con esa cara de acojonado que te revienta la actuación, como le pasó a Malene (la danesa de 2002 y a Didrik Solli-Tangen en 2010), dando a entender, no estoy preparado para concursar aquí y me dio cuenta cuando empieza mi postcard... en fin, una pena.


Pero yo siempre me quedaré con la versión en estudio y la melancolía que desprende la canción, por mucho puesto 19º que consiguiera con 16 puntitos de Dinamarca, Finlandia y Rusia (2 puntos) y Mónaco y Noruega (5 puntos).

No tengo mucho más que contaros de esta actuación, aunque podría pasarme horas hablando de los atributos de Jón Jósep de mi corazón y mis entretelas... ayyy!!!

Ah, que no se me olvide, una pequeña recomendación para los que estéis menos puestos en preselecciones. En 2007 lo volvió a intentar con el tema Segdu mer, que incluso me parece mejor que Heaven, así que imaginarios lo que me gusta. Desgraciadamente no se coló entre los 3 clasificados para la superfinal, donde ganó "la mostrua" de Eirikur (Del Polo) con su San Valentín perdido, y no es de extrañar con esa cara...

Eurobesos para todos guapos, mañana sale a la palestra un tema de nuestro maravilloso 69, el del Teatro Real, el de Madrid, el de España ;)))

28 octubre 2013

ALEMANIA 1971


Buenas tardes queridos eurolectores que me seguís fielmente en el blog jojojo :D

La artista que nos visita hoy aparece por segunda vez desde que se inauguró este modelo de presentar canciones de la historia del concurso. La primera vez que Katja Ebstein apareció en vuestras pantallas fue el 26 de junio, día del aniversario de un servidor, con el tema que cantó en La Haya en 1980: Theatre.

Hoy trae consigo su segunda participación de las tres con las que cuenta. Su candidatura de 1971, interpretada en el Gaeity Theatre en Dublín, la primera vez que esta ciudad acogía el festival que tantas veces regresó posteriormente. El tema titulado Dieser Welt es obra de Dieter Zimmermann Y Fred Jay, siendo el primero también arreglista y director de la orquesta irlandesa.

Katja lo tuvo mucho más fácil que Karina para conseguir el "Pasaporte a Dublin", ya que la televisión alemana cerró de forma interna con la cantante el acuerdo de ser ella la elegida a dedo, debido a su buen resultado el año anterior, siendo una de las veces que había estado Alemania más cerca de la victoria en las 15 ediciones celebradas.

Así pues, el 27 de febrero se desarrolló, en los estudios de la televisión germana en Frankfurt, la final pública en la que la artista interpretó 6 temas. Ganó la canción que sonó en cuarto lugar, siendo las piezas que se interpretaron en segunda y sexta posición las que quedaron en segunda posición (Alle Menchen auf der Erde Ich glaube an die Liebe auf der Welt) con 37 puntos cada una frente a los 43 de "Este mundo".


La moderna, setentera y actual para la época solista alemana vistió un mono de pantalón y corpiño cerrado y de manga larga a juego, bordado todo en cristales que daban una sensación de glamour y sensualidad nunca antes vistas en el concurso. Si bien ya había sido "trending topic" europeo un año antes con su modelo hippie de minifalda de vértigo y abrigo hasta los pies, lo que la ha convertido en una gran Diva de esos primeros años de Eurovision, y le ha concedido el título de ser una de las mejores vestidas en el primer cuarto de siglo del certamen musical.

Con su flequillo recto, su melenón pelirrojo, su altura de infarto, y sus piernas de escándalo cantó el tema germánico, oda al mundo en el que vivimos, "un regalo que la vida nos dio" según dice textualmente la letra, y consiguió un bronce para su país, repitiendo el mismo puesto de año anterior, un tercer lugar que le dejó con las ganas de intentarlo 9 años después.

Dicho año se estrenaba el enésimo sistema de votación que se probó en la búsqueda del formato ideal para que hubiera ganadora justa, más aún después del bombazo de las cuatro ganadoras de 1969. Pero hasta 4 años más tarde, en 1975, no se instauró el modelo de voting que continúa vigente en nuestros días.

Este injusto sistema de votación del que os hablaré en profundidad en otro momento, pero que daba mucho pie a la subjetividad, al voto por despecho y al uso de la estrategia por parte de los 2 jurados que conformaban cada país, le concedió a Katja un total de 100 votos sin ninguna máxima puntuación (10 votos totales, 5 de cada jurado).  


Una de las anécdotas más graciosas de ese año la protagonizaron la susodicha alemana con el popular presentador español, Joaquín Prats, presentador del famoso "Pasaporte a Dublín" de aquel año junto a Massiel, Julio Iglesias y Jose Luis Uribarri, que fue corresponsal de TVE en la capital de la isla esmeralda para hacer un making off de Eurovision 71, cuando el festival en España era como ahora en Grecia, Suecia o Azerbaiyán... como os decía, en la controvertida situación que vivieron la cantante y el presentador de "El precio justo", él le pregunto (medio en broma, medio en serio) que si había llevado algún tipo de droga o sustancia al concurso para ponerse a tono antes de actuar, a lo que ella, totalmente desconcertada y escandalizada, de forma cortes le dijo que no, pero debió de cagarse en todo lo cagable jojojo

En la decimosexta edición del ESC fue la única vez hasta la fecha que los 3 países de Top recibían un trofeo y diploma por su resultado, así que Katja salió en primer lugar a recoger su premio, antes que Karina y Severine. Colocadas las 3 féminas en el escenario con una ordenación en alternancia como si de un podio se tratara.

Lástima que esta señora no ganó nunca, porque sin duda mereció llevar a Deustchland a lo más alto del scoreboard... ¿Quién sabe si algún día le dará un arrebato a lo Lys Assia y se presenta al Unser star fur X?

Esto ha sido todo por hoy. Eurobesos para todos y mañana una canción que nos transmitirá el dolor que se siente cuando se pierde a alguien querido, interpretada por un bellezón ;)

27 octubre 2013

FRANCIA 1968


Queridos eurolectores,

En primer lugar y antes de comenzar con la canción del día de hoy, quiero comentaros unas cuantas cosas...

Entre ayer y hoy se ha confirmado que el escenario de Eurovision 2014 lo diseñará Claus Zier por orden expresa de la DR. Sabemos que estará basado en la idea de los astilleros y en concepto del Eurovision Island que van a montar los daneses. De ahí que el escenario se vaya a situar en el centro del espacio escénico. Pero por ahora no existe mucha más información, así que haré un análisis detallado en una entrada del blog cuando se pueda opinar con claridad.

Por otro lado, llevo unos días sin actualizar porque le he estado dando vueltas a una idea que me tenía confuso a la hora de publicar en el blog.

Hasta hoy había publicado mis canciones favoritas de Eurovision, las 100 más especiales en concreto. Hasta ahí todo perfecto... El problema aparece cuando observas que esa lista, que en sus primeros puestos se mantiene firme sin duda, según se va descendiendo es más difícil e injusto ordenarla. Así que como conclusión he tomado la decisión de seguir publicando canciones maravillosas, sin ponerles un número que las ordene.

De hecho la canción de hoy no estaba en el listado inicial aunque si cerca a punto de entrar en el él. La representación francesa de 1968 es una obra titulada La source (La Fuente en castellano) e interpretada por la ganadora del festival en 1962, Isabelle Aubret.

Ya os hablé en la último entrada de la canción que le dio a Francia su séptimo bronce (Humanahum), hoy os traigo la que les entregó el cuarto preciado metal en su historia de participaciones. Comencemos con la especial historia de este tema...

La popular cantante francesa Isabelle Aubret, que en realidad se llama Thèrése Coquerelle. Después de ganar el 18 de marzo de 1962 en Luxemburgo la VII edición del Grand Prix de la Chanson d'Eurovision  con Un premier amour; y de tener todo el éxito que se puede conseguir, siendo una de las estrellas más importante de panorama musical francés en los 60's.

En 1964 y con tan sólo 26 años de edad, cuando estaba a punto de firmar como protagonista en el filme "Los paraguas de Cherburgo", sufre un terrible accidente de coche que le hace parar su carrera un someterse a 14 operaciones.

Derivado de ello, y como anécdota, el importante Jacques Brel que todos conoceréis por cantar Ne me quitte pas, le cede los derechos de autoría de por vida del tema La fanette, para que pueda vivir de las rentas debido a su estado. Pero ella es una luchadora nata y sale adelante de ese duro trance, volviendo a los escenarios 4 años después; en 1968...  


En 1968 terminado el proceso de recuperación del dramático suceso que le hizo parar su vida de repente, se atreve a volver al Festival de Eurovision y reaparecer por la puerta grande siendo seleccionada de forma interna por la RTF.

Para su vuelta a los escenarios y competir en el Royal Albert Hall de Londres el 6 de abril contra el popular Cliff Richards y la joven desconocida Massiel, elige una dulce balada francesa de corte clásico y aires de nana y trova medieval.

La source, con música compuesta por Daniel Faure, y letra de Henri Dijan y el eurovisivo Guy Bonet (ESC's 1970 y 1983), es un tema que parece infantil, simple y lineal; pero en realidad es mucho más que eso... es poesía en estado puro. Inspirado en un trágico y sádico suceso que sacudió la prensa francesa un tiempo antes, los autores de la letra se inspiraron en él para escribir el tema y maquillarlo como si fuera una leyenda de modo que pasara la censura del momento.

La historia cuenta la violación de una menor que vive en el campo y todos los días va a por agua a una fuente, hasta que un día salen 3 malnacidos a su encuentro y abusan de ella hasta asesinarla. Duro pero real, y desgraciadamente no tan alejado de las noticias que vemos cada día en los sucesos...

Parece increíble que la frágil y sensible Isabelle Aubret se atreviera con un tema tan delicado en todos los sentidos, pero claro, los espectadores de la época no conocían el idioma y lo que decía, exceptuando los países francófonos, claro está.  


La interpretación en el escenario presidido por el logo clásico de la red de Eurovision en forja dorada, le valió el 3º puesto con 20 puntos.

Con un rictus labial similar al de nuestra Mari Trini. Vestida en gasa azul con mangas abombadas, de largo hasta los pies, y con un pequeño recogido. Pensado todo el conjunto para transmitir sencillez, ignorancia y un aire naif al asunto; Isabelle se desenvolvió esos 3 minutos de forma magistral, mucho más expresiva que en 1962, y dominando la escena como una de las más grandes que han pasado por el ESC.

Posteriormente en 1976 y 1983 volvería a participar en las preselecciones de sendos años para intentarlo una tercera vez, quedando en muy mala posición en el primer año citado, y quedando en tercer lugar en la del segundo.

Eurobesos para todos y os espero en breve con un tema alemán que nos habla del mundo en el que vivimos ;)

22 octubre 2013

CANCION 72 - FRANCIA 1981


Buenas noches queridos eurolectores,

Hoy nos ocupa la entrada del blog un tema muy especial por varios motivos. Uno de ellos es que el intérprete de Humanahum, canción que representó a la France en 1981, era y es natural de la polinesia francesa, más concretamente de Tahití.

El tahitiano de nombre artístico Jean Gabilou, pero nacido como Gabriel Lewis Laughlin, comenzó su carrera musical en la isla colonizada por Francia pero después de unos años decidió marcharse a probar fortuna a EE.UU, en 1979, cuando llevaba 16 años pisando los escenarios. Y a raíz de marcharse a la primera potencia mundial es cuando le surge la posibilidad de participar en la preselección nacional que la RTF celebra para elegir a su abanderado para la 26ª edición de Eurovision que se celebrará en Dublín.

En esa preselección, donde hubo dos semifinales previas y se clasificaban 3 aspirantes de cada gala, se interpretaron 6 canciones en la final. La cantante que cerró la selección fue Frida Boccara, una de las 4 ganadoras de Eurovision 1969, que defendió el tema Voilà comment je t'aime, quedando el cuarto lugar. Jean Gabilou actuó tercero y ganó siendo desconocido con 273 votos de unos espectadores elegidos al azar por la televisión francesa, los cuales votaban llamando por teléfono para dar sus puntos, una vez oídas las seis canciones. 


Humanahum, que es el nominativo del latín para definir "Tierra de hombres", fue compuesta por el autor Joe Gracy y el compositor Jean Paul Cara, que también dio vida a Un, deux, trois que representó Francia en 1976 quedando en 2ª plaza, y L'oiseau et l'enfant que le dio su 5ª y última victoria al país de la mano de Marie Myriam. También compuso junto a Pierre Delanoe, la versión francesa de la canción ganadora de 1982 por Alemania, Ein bisschen frieden, titulada en francés La paix sur terre. Aprovecho para recordar que el gran poeta y escritor Pierre Delanoe fue el autor de Dors mon amour, canción que le dio a Francia su primera victoria en 1958. Vamos, como podéis observar al final todo queda en familia, y el mundo eurovisivo es un bendito pañuelo.

La brillante letra que habla de un planeta futurístico y utópico en el año 3.000, en el cual parece que esté un hombre anciano, réplica del dibujo de "Erase una vez los inventores" o el propio cuentacuentos, rodeado de niños, a los que les cuenta como era La Tierra, todas las cosas buenas que tenía, cosas que ya no existen, cosas que se perdieron, que perdimos, que estamos perdiendo...

Es increíble el lavado de cara "a la albanesa" que le hicieron al tema francés, no solo en los arreglos que cambió el director de orquesta, David Springfield desde la preselección al festival. Por cierto, que como bien dijo el comentarista español Miguel de los Santos, el director, de pseudónimo David Springfield, en realidad se llamaba Daniel Tomé y fue un cantante de tercera regional, que nunca llegó a tener fortuna en el panorama musical español.

Pues como os decía, no solo consiguieron darle un aire más poderoso y menos polinesio al tema con respecto a como sonó en la selección, sino que Gabilou se dejó el modelito granate de camisa bombacha y pantalones acampanados a juego, y eligió un traje negro con camisa blanca que le confería un aire de caballero de smoking a las 3 de la mañana, sin corbata y desabotonado.

El coro mantuvo el blanco roto o beige para su estilismo, y hay que remarcar la buena labor que hicieron en un tema, en el cual le dan contestaciones constantemente al intérprete solista. Es digno de reseña la actitud perdida y tímida del corista masculino del lateral derecho, que parece que esté atemorizado durante los 3 minutos de actuación. También hay que mencionar al "primo" del israelí Yizhar Cohen, y a la corista central que va de diva y quiere ser más protagonista que los demás... ¡¡¡Cuanta plancha Mari!!!


Francia debió ganar, como otras 8 o 10 veces que no lo ha hecho o que se ha quedado a las puertas... Al igual que le pasó a Hungría en 1994 y a Países Bajos un año antes, en 1980, aunque Francia comenzó ganando la votación, con tres 12's de Austria, Turquía y Luxemburgo, y con 0 puntos de Alemania, rival a batir; posteriormente se fue desinflando hasta bajar al quinto puesto en el tercer cuarto del voting. En la recta final y gracias al 12 de Suiza, otra de las fuertes rivales, entró en la pomada, pero ya era tarde para ganar, ya se lo jugaban a una carta, o en este caso a un país (Suecia) el Reino Unido y Alemania.

Los 125 puntos que sumó con el 10 de Suecia le concedieron el 3º puesto, tras Reino Unido con 136 y Alemania con 132, y adelantando a Suiza in extremis que se quedó con 121 votos en una de las votaciones más intentas y repartidas de la historia.

Esto ha sido todo queridos amigos, la próxima entrada será muy especial debido a la gravedad de lo que le hicieron ;) Eurobesos para todos.

20 octubre 2013

CANCION 73 - ALEMANIA 1985




Buenos y domingueros días queridos eurolectores,

Hoy según establece la costumbre es día de descanso, pero yo estoy aquí para traeros una entradilla con la que paséis un agradable rato y así el domingo que tengáis sea mejor si cabe.

La canción de hoy es una canción de ilusión y esperanza "PARA TODOS", como bien indica su título en alemán Für alle. Un schlager teutón de los que hacen historia, ejemplo fundamental del estilo musical popular del país y que en los ochenta vivía su máximo esplendor.

La canción que para mí es la ganadora moral de 1985, y que desgraciadamente no pudo quitarle el triunfo a la horterada cansina del La det swinge, es todo himno en "Deustchland", al igual que lo son Ein bisschen frieden o Dschinghis khan. Y es que Alemania, la "potencia potenciadora" del ESC, vivió en en los finales de los años 70 y principios de los 80 su época dorada, en la cual hacerse un Top 5 era el pan nuestro de cada año.



Für alle es un tema de melodía fácil y con una letra propia de los osos amorosos, perfil que han de cumplir todos los temas que se engloban dentro de ese género musical germánico, que posteriormente se fue extendiendo en centroeuropa y hacia los países nórdicos, y que en la actualidad lo asociamos a Suecia, pero el concepto de schlager en Sverige no tiene nada que ver con el que se tiene el Alemania.

La letra del tema alemán de 1985 dice cosas tan bonitas como: "Para todos aquellos que pueden ver el arco-iris en la oscuridad y la verdad que está siempre escondida" "Por los sueños, la fantasía, el valor, la lucha, las dudas y el miedo, para todo el mundo estoy cantando esta canción"... Vamos un pastel no apto para diabéticas aceleradas :) 

Rainer Höglmeier, cantante principal del grupo Wind

El grupo Wind se creó en 1985 y fue ideado por el compositor Hanne Haller, que fue el que compuso el tema germano que está bajo análisis.

Wind contaba con 6 miembros, dos cantantes principales que eran Rainer Höglmeier y Petra Scheeser, Alexander "Ala" Heiler y Tina Vierstade a los teclados, Sami Kalifa en la bateria y Willi Jakob en las cuerdas.

Aunque Wind volvió a Eurovision 1987, año en que repitó 2º puesto, y con peor suerte y canción en 1992, puesto 16, y siempre la cantante principal fue Petra Scheeser. El cantante principal masculino fue diferente en las 3 ocasiones. En 1985 el papel protagonista lo tenía Rainer Höglmeier, en 1987 y después de marcharse éste a comenzar carrera en solitario, tomó el testigo Andi Lebbing, y 5 años depués fue Albert Oberloher el que llevaba la voz cantante en Malmö. Por lo tanto podemos observar que el grupo Wind es como una versión "berlinesa" de nuestra Década Prodigiosa, que también forma parte de la historia eurovisiva.

Aunque el conjunto sigue en funcionamiento en la actualidad, sólo un miembro sigue formando parte de él. Andi Lebbing que fue el cantante de la versión de 1987 y luego se marchó, posteriormente retomó las riendas del grupo, que en estos momentos es un trio, donde canta acompañado de Iris Criens y Caroline Frölian.

Petra Scheeser, cantante principal del grupo Wind

El camino que tuvo que cumplir Wind hasta llegar a Gotemburgo y pisar el Scandinavium, pasó por una preselección televisada, con dos semifinales donde votaban 300 personas elegidas por el instituto de estadística alemán para seleccionar los 12 finalistas. Y una final, celebrada el 21 de marzo en el Deustche Theater de Munich donde los presentadores hacían su labor patinando por el escenario, y al estilo "Eurocancion 2001", antiguos representantes de Alemania presentaban a los participantes.

En esta gala donde casi todas las canciones tenían ese aire schlager antes nombrado, otras 500 personas representantes del pueblo harían lo propio para seleccionar al intérprete y canción ganadoras. Con 3.618 votos, y tan solo a 21 votos de Heike Schäfer y la canción de Siegel & Meinunger, Die glocken von Rom (3.597 votos) el sexteto nobel se ganó la carta blanca para viajar a Suecia.



Pero el grupo no tuvo mucha suerte en sus tentativas, y primero Elisabeth Andreassen y Hanne Krogh, y dos años después Mr. Eurovision (Johnny Logan) les quitaron la victoria. En el caso de 1985, a pesar de de ser favoritos, solo con el 12 de Chipre y sin votos de Turquía, Italia, Suiza, Austria y Grecia, curiosamente todos sus vecinos, obtuvieron 105 puntos que no alcanzaban a los 123 de las Bobbysocks, que contaron con 8 máximas puntuaciones.

Se nota mucho la evolución de Wind desde su actuación en la final nacional alemana hasta sus 3 minutos de gloria en el escenario sueco, momento en que se notaba lo trillada que tenían la canción; si bien la realización de la SVT para esta canción no fue del todo idónea y no captó momentos clave como las miradas entre Rainer y Petra, así como ningún primer plano de la guapa cantante.

Esta representación es un claro ejemplo de las veces que Alemania no recibió lo que merecía en el concurso... otra de tantas... Pero así es Eurovision, un juego de azar en que no solo basta con llevar lo mejor y de la mejor manera, sino contar con que los planetas se alineen esa noche y que los jurados, ahora acompañados del televoto, tengan el oído final y acierten con la decisión...

Espero que con esta canción, todos seamos hoy un poquito más felices. Eurobesos para todos y en un par de días vendrá otra canción ochentera para la "humanidad" ;) 

18 octubre 2013

CANCION 74 - SUIZA 1991


Buenos días eurolectores de mi alma y mi corazón,

Os traigo una delicia para la vista y sobre todo para los oídos... La bellísima Sandra Simó de madre catalana y padre suizo, actualmente llamada Sandra Studer, y que es toda una personalidad en Suiza y Alemania, pero vayamos por partes.

La mujer con unos de los ojos más bonitos de la historia del festival representó a Suiza en Roma en 1991 después de ganar el 23 de febrero la gala de selección que fue presentada por Lolita Morena (anfitriona de Eurovision 1989), y en la que derrotó a Daniela Simons, que quedó segunda, al igual que Eurovision 1986 con Pas pour moi

Sin caer en la rima jijiji... el cinco era su número fetiche ese año, ya que actuó en 5º lugar en la capital italiana, y además quedó en ese mismo puesto también del scoreboard, cerrando el Top 5, a tan solo 1 punto de España y Sergio Dalma con Bailar Pegados. Los 118 votos con 12's de Luxemburgo y Bélgica la hicieron digna merecedora de dicho resultado.

Pero su intento de 1991 no era el primero, pues el año anterior había participado en la preselección suiza con el tema Lo so (Lo sé), donde obtuvo la última plaza. Pero como el que la sigue la consigue, al año siguiente alcanzó su objetivo, y de ahí en adelante siguió creciendo sin parar hasta convertirse en la presentadora más popular de la televisión suiza para la zona alemana. En los últimos años ha presentado las preselecciones de ambos países, y ha sido comentarista en el festival así como portavoz de los votos suizos en alguna que otra ocasión.


Con un sencillo y elegante vestido, unos pendientones de vértigo (algún día os haré un análisis de los pendientes de 1991) y unas coristas vestidas como enfermeras en un quirófano, interpretó una Canzone per te mientras el realizador se dedicó a robarle primeros planos constantemente, y con razón, porque es una delicia verle la cara... igualito que a la francesa de 1997, a qué sí? jojojo

La dulce y sensible Sandra nos cuenta en su canción que le ha compuesto una melodía al hombre de su vida, una canción para él, que la hace olvidarse de lo malo y disfrutar de lo bueno, una canción para el hombre que ella quiere que la lleve con él hasta el fin del mundo, que no la deje nunca, y que la abrace con fuerza.

Sin duda la guapa Sandra, que interpretó en la "cartolina" el tema Una estate italiana, de Gianna Nannini para el Mundial de Fútbol de 1990, es de lo mejor que ha representado a Suiza, y es que 1991 fue un año de Divas, donde se encuentran Carola, Amina, Orna Datz, Samantha Janus, el pellejo de la Baby Doll y por supuesto la absolutamente sobresaliente Sophia Vossou. 


¡Que maravilloso el caótico festival de CineCittá! Recuerdo que una de las cosas que me ponía más nervioso, con 8 añitos, cuando veía el festival, aparte de no ver el marcador en ningún momento porque todo el rato se enfocaba a la green room, era oír a Toto Cotugno llamando a Svizzera a Suiza y Svezia a Suecia, porque no me enteraba de nada y nunca sabía si ganaba la niñata del ventilador o la de los ojos turquesa... aunque bueno, pensándolo fríamente, tampoco me enteraba en inglés jajaja

En última instancia y antes de despedirme quiero mencionar la sonrisa de Fraulein Studer, porque llevo toda la entrada citando sus ojos, pero no se me puede quedar en el tintero la irresistible y blanqueada sonrisa que se gasta la amiga.

Bueno guapitos, me despido ya, así que muchos eurobesos para todos y la próxima canción saldrá de 1985 y será una canción PARA TODOS :)))

16 octubre 2013

CANCION 75 - FRANCIA 1997




Hola de nuevo queridos eurolectores,

Ya hemos pasado el ecuador del mes de octubre y hoy os traigo una canción de esas que no son muy populares dentro del mundo eurofan, un tema que pasa bastante desapercibido, pero que a mí me emociona de forma especial.

La poco agraciada Fanny (Estefania Biascamano), que tiene unas facciones propias de la mezcla derivada de una cópula entre una tortuga y un pato, gracias a Dios tiene una forma de cantar muy agradable, y por ende muy alejada de la careta de Halloween que tiene por rostro. Pero dejando a un lado la belleza, que es tan subjetiva como la música, hay que reconocer que le dio un rollito muy franchute al tema.

La televisión francesa, ya en ese momento France 3, que era la encargada de Eurovision, seleccionó de forma interna a esta joven de 28 años, de madre española y padre italiano, y que se había hecho popular 5 años antes interpretando versiones de la Diva Edith Piaf, de la que hace 6 días se cumplieron 50 años de su muerte.

Fanny contaba con 2 discos en el mercado, y su último single conocido fue el de su canción del ESC. Y es que esta chica, de nuevo, es un claro ejemplo de artistas que aún quedando bien en el festival luego no tienen una carrera fulgurante. Siempre se ha dicho que era una niña pija de papa que quería ser artista, y que el padre pagó lo suyo y lo de su primo por hacer que la niña llegara a algo...

No sé que habrá de verdad o de mentira en ese hecho, ni siquiera sé si pagó pasta a la radiotelevisión francesa para acudir a Dublín... pero lo que si que sé es que se zampó 95 puntos, incluidos tres 12 de Noruega, Polonia y Estonia, que nos hicieron sufrir hasta el último momento a España, que quedamos en 6º puesto con 96 votos, siendo Marcos Llunas amenazado durante toda la votación. Claro que no solo hizo sufrir a la representación española la pija franco-ítalo-española, sino que los hermanos chipriotas, Hara & Andreas, nos tocaron las narices hasta la última votación, donde Islandia que cerraba el ESC le dio los 12 puntos a Chipre, que lo abrió, y se puso con 98 votos, robándonos el que hubiera sido nuestro último Top 5 hasta la fecha.   


Una delicada Fanny, que tenía la boca más grande que un buzón de correos, nos deleitó con una íntima presentación del tema Sentiments Songes (Sentimientos soñados). En la canción habla, incluso llega a susurrar, que los sentimientos hacen sufrir, que las tiernas suposiciones que se tienen sobre el amor se convierten en dolor una vez que se conoce ese sentimiento, y es que amar siempre lleva consigo el pago de un alto precio, el precio de vivir los sentimientos más duros y dolorosos que quiebran al ser humano a la vez que vibra con las sensaciones más bonitas que existen.

Vestida de terciopelo negro, con una melena estropajosa y un maquillaje demasiado natural que apenas cubría sus imperfecciones, interpretó el tema en una atmósfera bohemia, oscura, intentando teletransportar al espectador a una noche de desvelos y dolor en la soledad de una habitación.

La mademoiselle française se trajo un "mamoneo" durante los 3 minutos con su guitarrista que después de 16 años sigo dudando si "soñaban sentimientos" juntos en las noches de la primavera dublinesa o si el le seguía el juego por muy fea que fuera por no verse en la calle buscando artista nueva a la que tocarle las cuerdas...  


Estaba claro, como os decía hace unos días, que las tres canciones favoritas a la victoria eran Reino Unido, Irlanda e Italia, pero Francia se ganó un puestazo en unos de los festivales con mayor nivel de la historia, sin olvidar que contó con la suerte de actuar en el puesto 22.

Para muchos de vosotros este tema está muy lejos de la Francia de la gran Marie Myriam, de Natasha St-Pier, de Sandrine François, de Patricia Kaas e incluso de mi odiada Amina... posiblemente así sea, pero me pierde, me chifla, me encanta la Francia de 1997, y es que FRANCE es THE BEST!!!

Eurobesos para todos... sin duda la próxima entrada traerá consigo "una canción para vosotros" ;)))

14 octubre 2013

CANCION 76 - IRLANDA 1997


Buenas tardes eurolectores,

Hoy estamos que lo tiramos, ya que no pude publicar el sábado, día de la hispanidad y de la Virgen del Pilar, por ser fiesta, hoy para ponernos al día vamos con la segunda entrada que corresponde a la canción número 76 del top.

La verdad es que si Irlanda ostenta el record de victorias en el concurso musical europeo será por algo ¿No creeis? Aunque personalmente creo que su lustro de triunfos es excesivo, solo habiendo merecido el primero de ellos con Why me? Pero apartando a un lado el tema de los merecimientos de la isla esmeralda, y centrándonos en la canción que presentaron la última vez que hacían el papel de anfitriones, hemos de profundizar en Mysterious woman, tema que defendió el novel Marc Roberts en un "The Point Theatre" aburrido de recibir cada año a los eurofans en sus fauces.

M. Roberts, después de concursar en la preselección irlandesa que se celebra en medio del magazine "The late show" el 9 de marzo en Waterford, y ganar a dos varones: Darren Holden con Suddenly, y Gary O'shaugnessy (Irlanda 2001) con Love and understanding; el 3 de mayo actuaba en 5º lugar, llevando la segunda canción con música pregrabada de la historia del festival (la primera había sido justo la canción anterior, One step, de la austriaca Bettina Soriat). 


Aunque en la preselección se tocó la música en directo, incluida la cuerda, se decidió que para el festival se haría con música pregrabada, lo que actualmente denominamos playback musical. A continuación os dejo las dos actuaciones para que valoréis vosotros mismos cual os convence más, yo sin duda me quedo con la de la gala de selección, por muy clásica que suene... ¡Que le voy a hacer si soy de los que daría la vida porque volviera la orquesta!





Además del cambio instrumental, el cantante también modificó su look de forma substancial, ya que su melena se redujo considerablemente, y cambió el traje de enterrador mormón por un look más noventero en azul oscuro. De todos modos el comodín de Roberts era su sonrisa de medio lado con sus miradas de soslayo.

En el que está considerado uno de los mejores escenarios de la historia, decorado en tonos morados, azules oscuros,  y pinceladas en forma de iluminación turquesa y fucsia; acompañado por un piano y 3 coristas hizo magia en 3 minutos, explicándonos como buscaba en el aeropuerto a la mujer misteriosa que le hizo palpitar el corazón como si fuera una patata frita... ¿No había un lugar menos concurrido para enamorarte, alma de cántaro? Cualquiera va siguiendo por un lugar tan grande a una desconocida... lo mismo acabas en Adelaida, cuando tu destino era Dubai... pero esto del amor es así... ya sabéis!!!  


La temida Irlanda era de nuevo favorita junto al todopoderoso Reino Unido, y a la rebienvenida Italia. Era muy difícil ganar al temazo Love shine a light de los populares Katrina & The Waves, pero con un único 12 de sus vecinos británicos y sin puntos de Grecia, Malta e Islandia se colocó como subcampeona sin sufrir, pues UK lideró toda la votación con mucha distancia. Y es que ese año se batía el record de puntos de la historia antigua con el método de votación instaurado en 1975, el cual se rompería ya en 2004 con la entrada de las semifinales y 11 países más que el 97.

Recordaros que en 2008 volvió a intentarlo en la preselección de ese año con el tema Chance, pero los irlandeses no le dieron la oportunidad de volver al concurso, que volcaron su confianza el pavo frikie que pedía los douze points pour l'Irlande.

Bueno, eurobesos para todos. La próxima entrada es también de este gran año, y como pista os diré que es una canción que despierta los sentimientos más profundos que sueña mi ser ;)

12 octubre 2013

CANCION 77 - MÓNACO 1978


Hola queridos eurolectores,

La canción a la que le voy a dedicar las siguientes líneas actuó en decimocuarto lugar en el año 1978 y finalizó las votaciones quedando en 4º puesto, en un año donde el francés volvió a ponerse de moda pues Bélgica, más francófona que nunca quedó en segunda posición, la anfitriona Francia en tercera, y las Baccara por Luxemburgo (que ya fueron en su momento una entrada de este Top 100 histórico) en séptima plaza.

El dúo formado para la ocasión con el compositor, arreglista, y cantante Oliver Toussaint y la cantante Corinne Colbert (alias Caline) interpretaron una romántica canción de enamorados como si estuvieran en los jardines de Mónaco, llamada "Los jardines de Mónaco" ;)

Lo que aún no me claro es si ambos dos eran pareja, tenían una relación sentimental, o simplemente amigos con derecho a roce... No sé... pero algo debió de cocerse ahí o ¿Acaso va un@ a la Eurovision con lo primero que pilla? ... Además, para cantar este pastel hecho melodía y conectar como lo hicieron, debían de sentir mariposas en el estómago, de esas que dejan "atontolinao" y que en último término que hacen "de sufrir" lo mismo que en los comienzos te han hecho disfrutar.


Volviendo a ellos, y dejando a un lado sus trajines de cama, Olivier siempre llevó la música en la sangre, pues era nieto del popular tenor de ópera, Gilbert Duprez. Y aunque en un principio le hicieron estudiar empresariales, acabó formando un equipo con Paul de Seneville. Juntos compusieron grandes clásicos de la actualidad a artistas como Michel Polnareff, Dalida o Petula Clark entre otros. Es digno de remarcar que en 1976 descubrieron al pianista Richard Clayderman, con quien lleva trabajando desde entonces, una vez separado de su otras mitades artísticas: Caline & Seneville.

Por su parte la poco prolífica cantante Caline, a pesar de tener nombre de ganadora de Eurovisión y apellido de ganadora de los Oscars, no tuvo una gran carrera de éxitos, exceptuando su participación en el certamen, y su intento de representar a Francia un año antes, en 1977, donde quedó segunda en la preselección con el tema "La pouppé", tras la gran ganadora de ganadoras: Marie Myriam. Después de esto, poco más se supo... una pena mi armah, una pena...


La sentida letra del tema monegasco hace mención a los hipotéticos amores que se podrían haber producido en los jardines de Mónaco al igual que el de los personajes que interpreta el dúo; de ese modo hacen referencia a Charles Chaplin (también citado en la canción griega), Greta Garbo, Brigitte Bardot, Roger Vadim, y los protagonistas del amor por excelencia, Romeo y Julieta.

Musicalmente me parece un tema que en su versión orquestal es de sobresaliente, si bien en el estudio se queda muy por debajo de sus posibilidades, y es que Oliver, que era un gran compositor y arreglista tenía muy claro lo que pretendía extraer de esta obra. Con unos poderosos violines que contestan a las palabras que se dedican los intérpretes y son el centro instrumental de la pieza, y también un cambio de ritmo en el estribillo que se da un aire a la BSO del tema principal de "Rocky", y un corte musical muy del estilo de lo que triunfaba en aquellos años se hicieron un Top 5 sin despeinarse. 

Para cerrar la historia haré un apunte enfatizado a la maravillosa americana de Oliver y el vestido de chantilly de Caline ¿Por qué gusta tanto esta tipo de tela a las señoras eurovisivas? Imagino que nunca llegaremos a saber la respuesta...

Eurobesos a todos y mañana en el blog una mujer misteriosa interpretada por un hombre atractivo.


10 octubre 2013

CANCION 78 - ITALIA 1975


Buenos días eurolectores,

La madrugadora entrada del día de hoy desprende tintes eróticos a la vez que un halo de misterio considerable... Y es que para participar en Eurovision no hace falta recurrir a lo fácil, a lo festivalero, ni ser muy famoso. ¡No! Lo único que hace falta es ir a la ciudad celebrante con toda la humildad del mundo, pero con un as bajo la manga que te haga ganar la partida. Ese as siempre es la canción elegida y el/los intérprete/s que selecciones.

Ese es el caso que nos ocupa en la entrada de hoy. En un festival muy fuerte hablando en términos musicales, y con gran nivel de artistas y performances... el matrimonio Ghezzi, formado por la dominante italiana Dori y el sumiso afroamericano Wess, nos dieron una lección de conexión y simbiosis escénica que les elevó al 3º puesto de la clasificación.

Cantando un canción dedicada a un amor secreto, oculto, que está naciendo entre lo prohibido en la adolescencia del descubrimiento; el dúo bicolor se abstrajeron del los millones que los estaban observando y concentrados el uno en el otro, lanzándose miradas sensuales y sexuales con sonrisas de complicidad nos embelesaron y excitaron a los espectadores de semejante espectáculo.


Fueron, como ya estáis observando, vestidos de blanco virginal, aunque por dentro estuvieran igual de verdes que el cinturón de Dori, que por cierto rompía la monotonía del conjunto blancoazulado.

El acompañamiento coral fue realizado por 4 coristas vestidas en teja y marrón con grandes vestidos como si fueran camisones, el corte que marcaba tendencia en la época. Casí todos los países enviaron su propio coro, si bien por primera y una vez en el festival, se dio la opción a las delegaciones de que en vez de llevar su propio coro, para ahorrar costes eligieran el que les ofrecía la SVT sueca.

El trio femenino "The Dolls", que ya hicieron la misma labor con el dúo masculino Nova en 1973 y el tema You're summer, fueron las elegidas y en las que se pensó desde un primer instante para tan digna labor.

Los países que usaron esta opción fueron: Suiza, Bélgica, Portugal y la propia Suecia. Mientras que Israel, Turquía y Mónaco no llevaron acompañamiento, y el resto sus propios equipos.   


De las 14 veces que Italia ha sido Top 5, imaginaros ya de entrada que injusticia colarse en la cabeza en 14 ocasiones de 40 participaciones (37%). En 4 años quedó en el tercer puesto, sumando a su representación de 1975 los años 1958 (Nel blu di pinto de blu), 1963 (Uno per tutte), 1987 (Gente di mare).

El dúo formado por Wess & Dori duro 7 años, desde su nacimiento en 1972 hasta que se separaron en 1979. En esos años, además se participar en Eurovision, concursaron en Sanremo en 1973 y en el festival "Canzzionisima" en 1974.

Así pues me despido hoy tras haberos contado lo poquito que se sabe a acerca de esta representación, aunque a pesar de ello, yo la considero uno de los temazos de la historia del festival.

Eurobesos para todos y os espero "en los jardines de Mónaco" para compartir la próxima canción ;)

08 octubre 2013

CANCIÓN 79 - ESLOVENIA 2001



Queridos eurolectores,

Después de una semana en la que tuve un problemon con el ordenador y no he podido actualizar, y haber asistido al VIII Congreso de OGAE España en Barcelona, donde tuve la oportunidad de hablar de mi libro y darle a Pastora Soler los presentes con los que le obsequió el club por su asistencia. Aún acatarrado y sin voz me dispongo a presentaros la entrada que tenía que haber publicado el 1 de octubre.

Una representación llena de energía y fuerza que le dio a Eslovenia por segunda vez el tener el privilegio de contarse entre las canciones favoritas al triunfo en 2001. Ya había sucedido eso mismo en 1995 con Prishluni mi y Darja Svager. Nusa Derenda era favorita junto a Antique por Grecia, Natasha St-Pier por Francia y Friends por Suecia, que quedaron en 3ª, 4ª y 5ª posiciones respectivamente pues fueron superadas por Estonia y Dinamarca en el año de las sorpresas, mientras que Eslovenia quedó 7ª pues David Civera se colocó en sexta posición.

El 24 de febrero del primer año del milenio se celebró en los estudios de la RTVSLO en Liubliana la final nacional. La favorita era Karmen Stavec, la cual ganó el televoto como siempre por ser una popular cantante, pero Nusa Derenda le ganó ya que el jurado la colocó en primer lugar mientras que defenestró a la Stavec al tercer puesto. En segunda plaza se situó Andraz Hribar. Nusa ya había participado en las preselecciones de 1998 y 1999, así pues a la tercera le llegó la vencida.

Es muy importante en la historia de las preselecciones lo acaecido con la gran y hortera Karmen Stavec, que tiene el record de dramas hasta que ganó, así que aprovecharé esta entrada para contaros lo sucedido con ella. Como ya os he dicho en el año 2001 era la favorita con el tema Ostani tu

Una vez sucedido el gran robo que le hizo el jurado (y yo encantado de él por supuesto, que para eso Energy es de mi temas favoritos del concurso), Karmen pensó que iba a intentarlo en el año 2002. Para esa ocasión eligió el tema disco Se in se, absoluto favorito a ganar de nuevo y que contaba con el favor del público al 100%. El sistema de votación era por tercios, uno para el televoto, otro para el jurado "experto" y el último para el jurado de la televisión estatal eslovena. Karmen obtuvo la máxima puntuación del televoto, pero perdió por un punto (28) contra el trio Sestre y su Samo Ljubezen (29 puntos).

Ahora viene lo bueno. Una vez que se enteró que acababa de perder la preselección se fue por la Green Room con la silla de la mano para tirársela a las travelonas de las azafatas "eslovescas". Finalmente, aunque la RTVSLO cortó la emisión del show, se hizo público que tuvieron que acudir los servicios de urgencias a los estudios de televisión.

¿Tuvo mal perder? ¡Sin duda! ¿Es normal que estuviera hasta el toto de tanto robo? ¡También! Así que en 2003 se presentó de nuevo y en esta ocasión fue ella la que gano con  "una canción para el verano" Na na na, robandole la victoria que merecía Nusa Derenda de nuevo con Prvic in zadnich

Conclusión: Que los eslovenos siempre la lían parda y eligen lo que no deben excepto en 1995, 1997, 1999 y 2001... Vamos, que los impares se les dan bien.  


Centrándome en la representación eslovena en Copenhague, es un claro ejemplo de como cargarse una canción ganadora... Exceptuando el momento iluminación recogido en la foto de encima, el resto fue un auténtico desastre. 

El escenario y la realización no acompañaron nada, pero es que normal que no quisieran ni hacer buenos planos viendo como iba vestida la abeja maya, digo... perdón, Nusa Derenda, que en vez de ponerse el traje de videoclip (os animo a verlo) o el de la preselección que era en cuero blanco y negro; decidió cambiar el blanco por el amarillo y con ello traer el mal fario que da ese color en el ESC... Algún día os haré una columna dedicada a ese color y los resultados del mismo, como ya os dije cuando hablaba del vestidito de RdR.

El rollo de las dos pianistas quedaba genial, pero que los bailarines salieran de esa forma tan brusca, la levantaran como si fuera un banco y la dieran 3 vueltas en cruz por el escenario sobró. La coreografía no fue acertada, de hecho este tema no pedía coreografía ni circos, sino dramatismo y mucha fuerza, y Nusa podría habérsela inyectado...


Otro de los temas a debate es si debía de haberse cantado la versión eslovena (Ne ni res) o la inglesa como finalmente se hizo. Bajo mi humilde opinión se debió cantar en el idioma original, pero claro, con la libertad idiomática estrenada dos años antes en 1999, era difícil renunciar a la tendencia de moda. La letra de la canción era oda a un amor electrizante.

Así que la pequeña Nusa se volvió con 70 puntitos a su casa y la sensación de haber dado al país un digno resultado al igualar el mejor puesto obtenido en 1995, es decir, que las 2 veces que el país ha sido favorito lo máximo que ha obtenido el séptimo lugar.

Eurobesos para todos y no os perdáis la próxima canción que ERA amor en estado puro, una de las grandes de 1975.