MI VISIÓN DE EUROVISION

Columna de opinión basada en la pasión que siento por el concurso, aderezada con unas gotitas de ironía, una pizca de acidez y puñados de diversión, que se actualizará diariamente abordando desde los temas de más rabiosa actualidad en el micromundo del Certamen Europeo, hasta los momentos inolvidables de la historia del Festival de la Canción.

28 febrero 2014

ISLANDIA 2009


Buenos días queridos eurolectores...

¡Que el ritmo no pare, no pare no! Y seguimos con las canciones de Eurovision que nos pellizcaron el corazón y formaron pasar parte de la banda sonora de nuestra vida de la mano de Islandia, en la que una gran mayoría de vosotros coincidiréis conmigo en que es la mejor representación de dicho país desde su debut en 1986. Is it true? (¿Verdad?).

Curiosamente en el año en el que la banca islandesa tuvo que ser rescatada por Rusia, que se encargó de comprar el sistema financiero de la isla polar para reflotar su economía, en Moscú, la capital de la nación salvadora, se produce la participación del estado salvado a través de su televisión pública (RUV) que fue abanderada por Yohanna, de nombre real Jóhanna Gudrún Jonsdottir, que tenía cumplida la mayoría de edad y belleza para parar un tren.

La niña ganó la selección de nombre impronunciable el 14 de febrero y actuando en última posición, más exactamente octava. Recibió el apoyo de los islandeses consiguiendo recopilar 19.076 llamadas, nueve mil más que el concursante que fue segundo.

La canción fue ideada y cantada en inglés desde el principio, lo cual no varió pero sí fue modificada la preciosa primera versión con unos arreglos que la hicieron más elegante y poderosa, si es que eso era posible. Lo que sí está claro es que con cualquiera de las dos versión hubiera saboreado el Top 5 porque es una melodía que conquista a cualquier erizándole el vello. 



La escenografía propuesta por los rusos esa magnificente, con un escenario de aúpa y la mejor estética que ha tenido el certamen para ensalzar las canciones y hacer que cada una de ellas nos contaran una historia diferente.

A la candidatura islandesa se le quiso hacer una combinación etérea en la que Yohanna se moviera con su cello y su guitarra eléctrica por un cielo lleno de esponjosas nubes que se entremezclan con el mar en el que destacan un viejo barco pirata y un delfín volador que llamaba mucho la atención para finalizar con el cálido amanecer del que sólo se podría disfrutar en ese país, con amarillos y anaranjados que transmitían el ánimo de comenzar un nuevo día.

Día en el que hay que asumir que es verdad que se ha terminado la historia de amor que la protagonista decide finalizar y tirarlo todo por la borda a pesar de su chico nunca hubiera sido capaz de dejarle a ella de ese mismo modo.


El soberbio coro mixto de tres voces que le acompañó en el Olympic Indoor Arena de la capital rusa estaba compuesto por tres clásicos del festival contemporáneo, y es que Islandia cuenta con una población total de 320.000 personas, casi las mismas que Bilbao por poner un ejemplo, con lo que los artistas se conocen todos entre ellos y son amigos. Total que Yohanna fue cubierta por su predecesor Fredik Omar (2008), su sucesora Hera Björk (2010) y Erna Hrönn (coro en 2008, 2009 y 2010 así como aspirante en la preselección de 2011).

Desarrollando un juego vocal impecable y yendo vestidos de azul añil, en tonos que seguían la línea del vestido de la intérprete, el cual fue muy criticado por parecer demasiado barroco y ridículo con plumas y bolas que colgaban, así como ensanchar y remarcar sus curvas y las prietas y generosas carnes que suelen poseer las nativas del país. A título personal y desde el minuto uno me pareció una confección muy bonita y con inspiración en las hadas, que tan presentes están en la cultura del país.   


Participó en la primera semifinal ganando a Turquía por dos votos, cosa que no era nada fácil siendo Turquía quien es y con la propuesta que presentaban de la mano de Hadise. Islandia alcanzó 174 puntos de todos los países, sumando siete 12's y tres 10's, siendo su puntuación más baja un 6 de Macedonia. Con lo que llegaba a la final con mucha opciones de ser segunda porque lo que estaba claro es que "el niño del violín" iba a llevarse el festival de calle.

Alexander Rybak era favorito desde antes de ganar la final nacional de Noruega y estuvo en las apuestas pagándose a una cuota de 2,XX € durante los 3 meses previos. El natural de Bielorrusia que vivía en el país nórdico desde niño iba a vivir su cuento de hadas (Fairytale) ese año, perjudicando con ello a la rubia nacionalizada islandesa por vivir allí desde casi recién nacida pero nacida en Copenhague (nuestra ciudad fetiche de 2014).

Rybak recolectó el record de puntos de la historia con 387 tantos y Yohanna se encargó de recibir la plata musical quedando atrás con 218, es decir, un margen bestial de 169 puntos. A Islandia no le votaron: España, Bélgica, Francia, Bosnia & Herzegovina, Ucrania, Serbia y Azerbaiyán. Mientras que a la representación noruega le votaron todos, incluído el ridículo 2 de Bulgaria y los 3's de República Checa y Turquía. Los 12's que le otorgaron a la balada de la verdad fueron tres. Dos naciones propensas a las canciones de este tipo: Malta e Irlanda, y el propio ganador.

Rybak, como uno de los grandes que es, tiene muchos defensores pero también algunos detractores (como yo) que no comprendemos esa abultada victoria en un año de tantísimo nivel, aunque debe ser una tónica del festival porque en 1994 y 1997 sucedió lo mismo, siendo dos añadas de gran calidad melódica. Sin embargo con Yohanna no se dan esos amores y odios pues no conozco a ninguna persona que no disfrute de esta pieza, lo que la hace especial por atrapar a la primera escucha.

Eurobesos para todos y mañana tendremos a "la number one" en el día que se juega el todo por el todo en el Andra Chansen de Melodifestivalen 2014. ¿Conseguirá ser una Survivor?

27 febrero 2014

ISRAEL 2005


¡¡¡Shalom Shalom queridos eurolectores!!!

El destino es sabio y ha querido que coincida la publicación de mi Top 23 de la historia con el aniversario de un gran amigo que tiene esta canción su Top 10 histórico del festival, así que cuando lea la entrada quiero que sepa que va dedicada a él de forma especial.

Una vez dicho esto quiero hablaros del mejor Israel que tenemos en el certamen. Un país que suele tener un gusto exquisito aunque en el currículo sus manchones también sean considerables; pero centrémonos hoy en un tema mágico, una declaración de sentimientos vestida de gala, como la artista que lo interpretó.

Israel había perdido el rumbo desde la victoria de Dana Internacional en 1998 y su ilógico top jugando en Jerusalén al año siguiente. Los dos miles no habían comenzado nada bien para este país de oriente medio que le interesaba (e interesa) ser más europeo que asiático, ya fuera con KDAM o sin él. Así que para el año 2005 la IBA replanteó una preselección abierta tras tres años de elecciones internas.

El 2 de marzo del año que se cumplían las bodas de oro del concurso 14 aspirantes tomaron parte en la gala de elección de la candidatura que representaría al país judío. El modo d elegirlo era con cuatro jurados regionales (40%), el público congregado en el plató (10%) y el televoto (50%).

En una dura lucha con uno de los cantantes y compositores más importante del país, creador también de Diva, Tzvika Pick, la joven Shiri Maimon se alzó con el premio de viajar a Kiev para el despertar de la nación ex soviética a Europa tras recaudar 116 puntos y ganar el voto de los telespectadores de forma sobrada.

La bella israelí de veinticuatro años y natural de Haifa se había dado a conocer un par de años antes, en la primera edición de Kokhav Nolad (Pop Idol), donde fue segunda al igual que Harel Skaat al año siguiente. Y que ganó Boaz Mauda en su quinta edición y la representante para este año, Mei Feingold, fue bronce en la sexta entrega.

Tras sacar aun primer single a la luz en 2004 y un año después se atrevió a llevar a cabo la titánica tarea de ser la abanderada del país mediterráneo en Ucrania. Para ello cantó Hasheket shenish'ar (El silencio que permanece).


La dulce balada cargada de comedido dramatismo y exquisita juventud lució como un pulido diamante en la portentosa voz de la artista, que fue arropada por un coro de tres voces, un pianista y un guitarrista que ofrecían un armónico conjunto clásico acorde a la sobriedad de la balada.

Un relato musical que aborda el desamor y la soledad que deja la ruptura de una relación en la que se sufre porque ya no hay vuelta atrás, siempre contada desde un punto muy poético.

Personalmente creo que la clave del éxito de la propuesta estuvo en la ELEGANCIA de la propuesta escénica, en la cual destaca el vestido que lució la solista, que podría considerarse que está entre los dos o tres mejores de la historia del certamen. Tanto la combinación de colores como el corte y la forma de ajustarse como un guante al esculpido cuerpo que tenía la Maimon. De ello se aprovechó la realización y jugó con una pieza que quita o da más puntos de los que pensamos, y que seguro que hizo pensar a muchas espectadoras: "Yo quiero uno... Ojalá y tuviera ese cuerpo" ;D 


Durante la semana de ensayos se celebró el día nacional de Israel, y la delegación del país se trasladó a un lugar emblemático de la capital ucraniana para celebrarlo delante de los medios de comunicación que se hicieron eco del pequeño acto homenaje.

En una escena que parece que es el horizonte de una playa donde se difuminan el mar y el cielo en una delgada línea azul con estrellas, que acunan a la noche que contiene el silencio del que habla el título, lució sus dotes artísticas la curvilínea cantante que tenía dos poderosas razones para conquistar a mucha otra parte del público. Pero en la semifinal solo pudo ser séptima actuando en ese mismo lugar. Sumó 158 puntos y tres doces de Mónaco, Bielorrusia y Andorra, curiosamente usando jurado los dos Principados.

Mientras que en la final subió a la cuarta plaza aun habiendo perdido 4 votos. Así que actuando en el puesto undécimo de la lista, tras España y su Brujería, consiguió mantener casi al completo toda su puntuación de dos días antes. No obstante solo permaneció intacta la máxima votación de Mónaco, pero superó en la gran final a Moldavia, Noruega, Dinamarca, Hungría y Croacia. 

Recuerdo como en el "Behind the scenes", que viene incluido en el dvd de la edición, Shiri y sus coristas se comportan como carpeteras dándolo todo y chillando como locas durante todas las votaciones.


Finalmente, y habiendo pasado nada más que nueve años desde que llegó a nuestras vidas, esta representación ha experimentado uno de los hitos más difíciles de obtener, ni más ni menos que convertirse en un clásico del festival.

Eurobesos para todos y mañana comprobaremos si es verdad que Islandia 2009 debió de ser la ganadora de 2009 frente al sobrevalorado Alexander Rybak. 

26 febrero 2014

ITALIA 1974


Buenos días queridos eurolectores,

Continúo sacando joyas musicales a escena y hoy le toca el turno a la que para mi juicio debería haber ganado a Waterloo de ABBA, si bien doy gracias de que no lo hiciera porque nos hubiéramos perdido al mejor grupo de la historia contemporánea de la música. A pesar de todo fue bien merecida esa medalla de plata que no pudo luchar contra la que está considerada mejor canción de los primeros 50 años de certamen.

La joven Gigliola Cinquetti era una adolescente de dieciséis años cuando ganó la novena ceremonia europea celebrada en 1964 con Non ho l'eta (No tengo edad), pero no quiero destripar esa historia que saldrá a la luz dentro de unos días... Así que con veintiséis años y diez después de su absoluto triunfo se arriesgó de nuevo pisando el suelo eurovisivo para tratar de saborear otra vez las mieles del triunfo.

Tras la debacle de Domenico Modugno en 1966 cuando quedó último sin sumar puntos con Dio come ti amo, como ya os he contado en alguna otra ocasión, hizo que la RAI dejara de enviar al ganador de Sanremo con su canción victoriosa. Así que a partir de 1967 se decidió que se enviaría al ganador del concurso musical Canzonissima que también llevaba organizándose desde 1956 como nuestro amado festival.

Canzonissima tenía lugar en el mes de octubre, por lo que el vencedor viajaba seis meses después a la ciudad que acogía el ESC con una canción nueva y diferente para cumplir con la norma de la fecha de publicación del tema. Este sistema se usó entre 1967 y 1975, exceptuando las ediciones de 1968 y 1969 donde se volvió a seleccionar al triunfador de Sanremo pero con un tema diferente.

Gigliola, la señorita de Verona, ya estaba hecha toda una mujer y había madurado en todos los sentidos. Y como tenía el don de convertir todo lo que tocaba en oro, en 1973 se presentó al concurso otoñal y ganó con Alle porte del sole (A las puertas del cielo). Un tema muy potente en la línea de los que se oían en Eurovision en la década de los setenta, quizá menos intimista y especial que Si y más fácil de que entrara a la primera, pero independientemente de todo es una obra que no podéis dejar de conocer.

 

La Diva italiana estuvo erótica y sensual y con una mirada que conquista a cualquiera que la esté viendo, como hizo en The Dome de Brighton, si bien el perfil y la interpretación de ambos temas son diametralmente opuestos pero la temática es similar, pues habla de una mujer que se siente en las nubes cuando está con su amado.


Y es que la letra de Si aborda un tema muy delicado y tabú para aquellos días, que disfrazado de poesía torna a ser más romántico que erótico aunque su naturaleza sea inversa; pues la Cinquetti cerrando la ronda de actuaciones de 1974 cantó una canción que la que una recatada chica que es virginal y pura de repente es atacada por un subidos de estrógenos y se pone a mil hasta decirle a un bello joven que la lleve al cielo haciéndola sentir mil y una emociones orgásmicas. Vamos, que nos cuenta lo que es una primera vez y las emociones que se sienten cuando descubres el placer del asunto.

Así pues acompañada por un coro de cuatro voces femeninas vestidas a juego que parecen compañeras del colegio de monjas, todas con el uniforme escolar, lució plena con su vestido verde turquesa y su peinado que la hacía parecer quince años mayor. Mas todo eso daba igual porque la verdaderamente importante fueron las caras, miradas y gestos que se marcó durante los tres minutos del tema, en los cuales tuvo que controlar unos nervios que le daban la cara en su mano derecha sujetando el micrófono pero que no impidieron que sintiera esa sensación de rozar el cielo y estar en las nubes, esta vez por su placer musical que no sexual.


La italiana logró sumar 18 votos y quedar a seis de ABBA. Con 5 de Reino Unido (por eso es la primer canción de Italia que consiguió entrar en las listas del país anglosajón con su versión Go (Before you break my heart). 4 de Mónaco, 2 de Finlandia y España, y 1 de Luxemburgo, Israel, Irlanda, Portugal y Bélgica.

Una de las anécdotas más sonadas de la historia sucedió con esta representación, pues los dirigentes del gobierno y la televisión estatal italiana consideraron que el título de la canción y el mensaje en sí podían inducir a votar de determinada manera en la reforma de la Ley del Divorcio que se llevaba a las urnas el día 12 de mayo de ese mismo año, es decir 36 días después del festival. Así que bloquearon la emisión en directo y la retransmitieron la misma noche en la que se cerraron las votaciones sobre el tema. En fin... una tontería exagerada por unas mentes retrógradas...


Para concluir quiero deciros que esta canción es muy especial porque me hace sentir emociones que otras interpretaciones no consiguen despertarme, y es que con apenas movimiento y expresión, tan solo con la mirada y los labios, la artista consigue transportar a cualquiera al prado verde donde descubrió uno de los mayores placeres de ser humano.

Eurobesos para todos y nunca digáis que no, hay que vivir todo a tope que sólo tenemos una única vida.

25 febrero 2014

SERBIA-MONTENEGRO 2004


Buenos días mis amados eurolectores,

Sin más dilación doy comienzo a hablar de la entrada del día, en el puesto número 25 de mi top se encuentra la segunda de las tres representaciones de Serbia-Montenegro en el festival.

Os preguntaréis porque es la segunda si Serbia-Montenegro sólo tomó parte en los años 2004 y 2005... Y aquí es cuando he de recordaros que en 1992, que ya había estado la guerra civil de los balcanes y estaban los territorios divididos, aunque en el scoreboard apareciera Yugoslavia para no crear más conflicto en realidad quien estaba concursando era el territorio central del estado yugoslavo, Serbia-Montenegro, que fue representado por Extra Nena y Ljubim te pesmama. Por lo que en realidad los estados de Serbia y Montenegro en tándem entraron unidos a concursar ese número de veces y es el país que menos participaciones tiene tras Marruecos, empatado con la República Checa.

Una vez explicado esto la canción de la edición de 2004 fue Lane Moje (Mi amada). Una bellísima balada de sonidos balcánicos y dulzura mediterránea oriental interpretada por su compositor, uno de los más maravillosos que ha tenido el Festival de Eurovision, Zeljko Joksimovic que fue acompañado de la Ad Hoc Orchestra.

Para llegar a Estambul tuvieron que pasar por el festival del país, el famoso Beovizija, Beo por Beograd capital del país y vizija que significa visión en serbocroata. Un total de veinticuatro canciones aspiraron a ser la melodía insignia de la nación en Turquía, pero lo consiguió el afamado cantante actuando en el puesto 18 y obteniendo 84 votos.  


Zeljko, cuyo padre era también músico, lanzó su carrera en 1997 tras tener las titulaciones universitarias en Filología y Pedagogía musical. Y es que es una de las mentes más brillantes que han pasado por el festival ya que habla seis idiomas: Serbio, ruso, polaco, griego, inglés y francés, de hecho lo demostró presentando Eurovision 2008 junto a su novia en aquel momento, y actual esposa Jovana Jankovic.

Además el señor toca 12 instrumentos, hecho que le hace especial, pues posee un don exteriorizado a través de su capacidad musical que le dota de una agilidad auditiva para componer las joyas que hemos oído en los últimos años; ya que no solo ha creado Lane moje, sino que también presentó al certamen Lejla, Oro y Nije ljubav stvar.

La evolución que ha hecho en los diez años que han pasado desde que entró a formar parte de nuestras vidas es muy evidente, madurando musicalmente, si es que posible eso, y estéticamente. Ya se notó una evolución desde su actuación en la selección serbio-montenegrina hasta su paso por el festival, así que si vemos su segunda toma de contacto con Eurovision en 2012 el cambio es más acentuado.  


El diseño escenográfico y estético de la propuesta de la televisión ex yugoslava fue sobresaliente, tanto en ejecución con el imagen. No se puede poner ni un pero al directo, al vestuario, a la iluminación dentro de un escenario bastante horrendo y a todo en general. Así que en la semifinal y saliendo a escena en el puesto 20 de 22 países consiguió ganarla con 263 votos.

En la final no le acompañó la suerte, ya que había diez huecos en la final que se iban rellenando por el orden en el cual se abrían los sobres de los semifinalistas clasificados al azar. Y éste quiso que esta representación saliera clasificada en la primera apertura, lo que hizo que le tocara actuar en 5º lugar.

Pero la ganadora del festival, Ucrania con Ruslana y sus Wild dances tan sólo actuaron cinco puestos por delante, en el número 10. En la semifinal había sido segunda obteniendo 256 votos ya que hubo tres países que se negaron a emitir la primera semifinal de la historia y a votar en ella (Francia, Polonia y Rusia). Pero como si lo hicieron en la gran final, y Rusia y Polonia le dieron un doce cada una a Ucrania, pasó de 256 a 280 puntos superando a Serbia-Montenegro que se quedó con los ya citados 263.

Es curioso porque a Ucrania el único país que no le votó fue Suiza, aunque en la semifinal si le concedió 2 puntos, pero en la final estos fueron reemplazados por los dos que le otorgó Francia. Y mientras que Ucrania fue votada por todo menos por el país neutral helvético, Serbia-Montenegro y Grecia fueron recordados por todos y cada uno de los rivales, aunque ello no sirviera para destronar a la Diosa Bárbara. 


Volviendo al tema en sí, la poesía de la letra de la canción de hoy, el crescendo con la flauta, a continuación con el violín y finalmente con la percusión, y la elegancia del cantante y su arte a la hora de emocionar, hacen de este tema una delicatesen de incalculable valor que siempre tendremos el honor y el placer de presumir que pisó el festival.

Eurobesos para todos y mañana Italia 1974 y su controvertida representación en Brighton.

24 febrero 2014

REINO UNIDO 1997


Buenos días adorados eurolectores,

El amor brilla como una luz (Love shine a light), la luz que Ruth Lorenzo busca y desprende en su carrera hacia Eurovision 2014. Pero mientras que se van desarrollando los hechos presentes paso a paso, yo continuo con mi viaje hasta mi Top 1 histórico, y hoy toca parar en el puesto número 26 de la lista. 

El Reino Unido amenazaba con ir a por su quinta victoria e igualar a Luxemburgo y Francia en la segunda posición, ya que en esos momentos Irlanda había conseguido sumar hasta el año previo un total de siete grandes premios. Para ello la BBC preparó su anual ASFE (A song for Europe) en la que competían ocho candidaturas y tras una ronda previa emitida por radio donde los oyentes votaban para eliminar a cuatro de ellas, el 12 de marzo se celebró la gala televisada con las cuatro finalistas.

Abrían el turno de actuaciones la banda británica de pop-rock Katrina & The Waves, que se había fundado en 1981 y llevaba dieciséis años en activo. Su mayor éxito había sido Walking on sunshine allá por el año 1985 y estaba compuesta por la norteamericana Katrina Leskanich, natural de Topeka (Kansas) que se muda cuando es adolescente a U.K con su familia ya que su padre era militar y le destinaban por el mundo, y también por los ingleses Kimberley Rew, Alex Cooper y Vince de la Cruz.

Obtuvieron 69.830 llamadas de la audiencia frente a las 58.696 del segundo clasificado, una diferencia bestial comparada con las de otros años en los que se ganaba por la mínima. Así que eso apuntaba a triunfo y un top 5 como mínimo en una etapa del certamen donde los países anglófonos tenían ventaja frente al resto.




Una vez obtenida la carta blanca para viajar a la capital del país vecino y pisar el pequeño "The Point Theatre" el objetivo era grabar un videoclip acorde a un himno que tiene como letra el amor que reside dentro de cada uno de nosotros y debemos permitir que brille como una luz para hacer felices a los demás y a nosotros mismos; así que el clip que serviría de tarjeta de presentación ante Europa era un pastel ideado para poner los pelos de punta y emocionar a los más sensibles con una utopía que era, es y será básicamente imposible de conseguir. A continuación os dejo el preview para que lo comprobéis con vuestros propios ojos.


A pesar de ir mucho más fea que en la selección británica que fue cuando estuvo más guapa, mucho más que incluso en el propio festival, y elegir un traje que le hacía parecer el Joker (el villano de Batman) a mi me conquistó y supe que ganaría el 4 de mayo desde ese día en el que RTVE emitío el vídeo por La 2, como hacía cada año antes del festival. 

Su intención de presentarse a Eurovision se vino gestando desde tiempo antes, pues pensaban que el concurso europeo era una plataforma ideal para darle un empujón a su varada carrera. Lo que nunca imaginaron es que ganarían con la mayor puntuación del periodo (1975-2003) y un total de 227 y diez 12's, cinco 10's y tres 8's, y siendo recordados por todos los jurados del momento y los cinco países que utilizaron por primera vez televoto como prueba de cara a instaurarlo al año siguiente. 

Los cuatro países con votación telefónica fueron Suecia, Austria, Suiza, Alemania y Reino Unido, así que descartando al propio ganador, de los 48 puntos posibles por máximas puntuaciones UK sacó 46 votos ya que Alemania fue el único que les concedió el doce.

Hay que puntualizar que fue ridículo que el "instruido" jurado de España les otorgara 5 votos y el maltés un único punto teniendo el mismo idioma común. Pero aun así Katrina se hizo el recorrido hasta el escenario de la mano del cantante de Boyzone (Ronan Keating) que presentaba junto a Carrie Crowley. 


Actuando penúltima, en vigésimo cuarto lugar, la potencia musical más poderosa de Europa y segunda del mundo tras EE.UU consiguió emocionar a los televidentes del antiguo continente con una formación diferente a la de la gala de marzo, ya que en esta ocasión no fue acompañada de la sola guitarra de Vince de la Cruz y el resto como coro, sino que ahora tocó el bajo Phil Nichol y Alex Cooper la batería, mientras que las dos coristas, de nombres Miriam Stockley y Beverley Skeete, llevaban el ritmo con panderetas.

Una mención especial merecen los arreglos orquestales con los vientos destacando mediante unas poderosas trompetas que hacían crecer el pre-estribillo hasta más allá de las nubes, el propio universo estelar que parecía el stage con ese gris metalizado y los televisores en colores a juego con los trajes del grupo.

Esta victoria fue un revulsivo para la banda aunque acabó disolviéndose dos años después, y el final de una etapa para el Reino Unido que en los últimos dieciséis años tan solo ha pisado en Top 5 en dos ocasiones, con Jessica Garlick en 2002 y Jade Ewen en 2009.

Eurobesos para todos y mañana entramos en el último cuarto de mi Top 100 con la balada balcánica más dulce de todos los tiempos: Lane Moje.  

23 febrero 2014

ALEMANIA 2010


Buenas noches queridos eurolectores,

Escribo muy tarde pero la resaca de la elección de España para Copenhague me ha dejado exhausto y el día de hoy ha sido de desconexión absoluta... aunque poco se puede desconectar según están las redes sociales con la guerra campal que hay entre Brequettistas y LorenZistas (con Z como Doña Letizia Ortiz).

Pero la vida es como los planetas y los satélites (Satellite)... Que da más vueltas que una peonza y todo cambia cuando menos lo esperas porque es cíclico y en constante movimiento. Así que yo, que no me apeo de esta noria eurovisiva ni a la de tres, dejo a un lado la crónica de todo lo acontecido anoche para mi columna de Ogae Spain y continuo con mi tarea de contaros historias de mis canciones favoritas del ESC. Y hoy voy con la melodía que ganó en Oslo 2010, la primera victoria de un Big 5 desde que se instauró el televoto "casi" absoluto en 1998, que tuvo el honor de recaer en la potencia más importante del festival, Alemania.

Lena (Johanna Therese) Meyer-Landrut tenía 19 años recién cumplidos cuando participó en Noruega, ya que los culminó el día 23 de mayo y seis días después tomaba parte en el festival más tardío de la historia, igualando a la edición de Jerusalén 1999. Así pues, en su año de mayoría de edad tomo parte en la selección nacional alemana, organizada por el polifacético y agotador Stefan Raab que estuvo relacionado con el festival en muchas otras ocasiones previas y también sería mentor de Lena en este viaje.

El programa, versión modificada de un talent show al uso, se llamó Unser star für Oslo y tuvo una duración de semanas hasta que finalizó el día 12 de marzo con la lucha cuerpo a cuerpo de Lena Meier-Landrut y Jennifer Braun, cantando tres canciones cada una y siendo dos de ellas la misma, es decir que los temas Bee y Satellite fueron cantados por ambas, mientras que la tercera opción fue diferente, mientras que Jennifer canto I take care, Lena interpretó Love me; pero todo esto daba lo mismo porque desde el primer día en la primera gala, cuando Lena pisó el escenario de Colonia para tomar parte en la competición, se metió a todo el público en el bolsillo con su peculiar forma de cantar y el rollito único y especial que le daba a las canciones. Algo muy similar a lo que sucedió con Rosa López y España en su momento. 


Sin duda alguna el carisma y la soltura que tenía la niña en el escenario presagiaban que Alemania iba a dar mucha guerra en la capital noruega. De hecho se puso primera en las casas de apuestas desde el momento de su victoria y se pasó así desde ese 12 de marzo hasta que Azerbaiyán, país con el que luchaba cada día pro el liderato, quedó aniquilado gracias a la mano inocente de Safura, que al sacar su bolita para establecer el orden de actuación situó a su país primero para actuar en la gran final. Mientras que el país germánico con la "joven cantante de karaokes" (Uribarri dixit) salía a escena en el puesto 22, siendo muy beneficiado a que el sorteo de actuación de marzo a Germany le tocó la wildcard para elegir puesto.

Ese año todo iba rodado los alemanes y daba la sensación de que sí la nueva potencia del festival, Azerbaiyán, se lo permitía podían conseguir su segundo triunfo tras el de Nicole en el año de naranjito y el tango de España en Reino Unido mientras que la Dama de Hierro estaba en guerra con Argentina.

Otra pieza fundamental del puzle fue la canción, compuesta por los norteamericanos Julie Frost y John Gordon. Con sonidos muy actuales y jugando con inspiración de temas como Mercy  de Duffy o The boy does nothing de Alesha Dixon, sacando lo mejor de la pizpireta niña de Hanover, con un estribillo muy pegadizo y unas notas iniciales que te hacen enloquecer.


Pero no sólo influyeron la artista y su magia, el tema y su encanto y el puesto de actuación, sino que la escenografía fue fundamental. Jugando con todo lo que daba de sí el stage, la cascada de bolas, las pantallas móviles de televisión que había en el techo del Telenor Arena para que las atravesara la spyder-cam y el suelo de cristal y espejos; todo ello en azules marinos y eléctricos.

Además parecía que se hubiera drogado con un éxtasis muy divertido porque tenía un subidón enorme y transmitía la sensación de que no supiera lo que hacía, pero no nos engañemos, ella era y es muy lista y tenía medido cada movimiento con una ejecución natural que dejaba perplejos a todos. Muy cuerda y con un arte escénico impropio de una cría de esa edad consiguió vencer a propuestas más poderosas pero ortopédicas y superficiales.

Al final con su letra de amor adolescente, en la que cuenta que una chica esta tan pillada de un guaperas que siente que todo su mundo gira en torno a él, sumó 246 votos 33 naciones. Sólo pasó desapercibida para Bielorrusia, Israel, Moldavia, Georgia y Armenia, que curiosamente votaron entre los diez últimos países y le hicieron frenar el ritmo de alcanzar los 280 votos que es la medida que se suele conseguir más o menos cada año.   


Ya sabemos cómo es el mundo eurofan, que os voy a contar lo que vivís cada año y lo que estáis leyendo desde ayer... pero no puedo pasar por alto el contaros que siempre se dijo que ganó este país porque era el mejor posicionado económicamente, para que la Merkel se comiera el marrón de organizar y soltara pasta, ya que el resto de Europa de occidente tenía las arcas tiritando... Vamos, una tontería como otra muchas... Es más, yo mismo que era anti Lena, anti Satellite y anti Alemania 2010 no tuve más que rendirme a sus pies cuando en pise Oslo y vi el ambientazo que se despertaba con este tema, además de cómo me puso los pelos de punta en el ensayo general del viernes por la mañana, que junto a Dinamarca fueron las dos que más me impresionaron por directo y realización.

Muchas críticas, muchas quejas, y mucha tontería porque al final gana la que gana y si lo hace es por algo, lo queramos/quieran o no!!!

Eurobesos para todos y mañana saldrá al escenario otra canción ganadora y una de las que era obvia su victoria desde el momento de los clips. Ni más ni menos que el himno de Reino Unido 1997.

22 febrero 2014

FRANCIA 2002


Buenos días queridos eurolectores...

¿Cómo lleváis los nervios? Buah, ya sé... Fatal de la muerte, a ver quien las tiene narices de estar tranquilo con la que nos espera esta noche, para bien o para mal... Lo que está claro es que RTVE ha pegado un giro de 180 grados en su forma d enfrentarse al sistema de elegir su representante en Eurovision y al modo de producir la gala. Ha hecho falta tiempo y que los eurofans seamos exigente y duros para que la cadena pública haya reaccionado, así que ahora a disfrutar el espectáculo y que gane la que tenga que ganar pero que haga un papel digno en Copenhague, es decir o Brequette o Ruth jajaja

Bueno la canción de hoy es un temazo de los buenos. Una obra de esas que emocionan a cualquiera y te transporta con su melodía a otro mundo, a otro universo. Il faut du temps (Hace falta tiempo) es una power-ballad con sabor francés que fue interpretada por Sandrine Françoise, y es que ningún país como Francia hace las baladas con ese estilazo y savoir faire.

France 3 seleccionó internamente a la cantante, la cual presentó la canción que es obra de Patrick Bruel, uno de los cantantes y compositores más influyentes del panorama galo.  


Sandrine nació y 1980 y tras dedicarse a estudiar Bellas Artes decidió dejarlo todo y volcarse en su carrera musical dando todo para ello. Tras muchos castings acabó siendo descubierta en el programa La vie à l'Endroit de la presentadora Mireille Dumas, y derivado de ello se le abren las puertas de las discográficas y graba el disco Et si le monde producido por un fiel ayudante de Celine Dion.

Este será su único disco y en el estará incluida la canción de la que hablamos. La idea de presentarse a Eurovision y de grabar esta canción nace de Patrick Bruel, el compositor, que tras verla despegar en el mundo musical se queda encandilado y le ofrecer la proposición de hacer un equipo que viaje a Tallín.

Con una línea ascendente que va in crescendo el tema relata un himno pacifista en el que la artista canta y grita a los cuatro vientos que luchará por que haya justicia, porque las cosas sean como deben ser, aunque haga falta mucho tiempo.

En un escenario muy onírico y gélido con humo actuó en decimoséptima posición, el número mágico del festival, con su vestido morado de mangas enorme que parecía el Cristo de los desamparados.


Era una de las tres favoritas junto a las suecas Afro-dyte y a la invidente alemana Corinna May, siendo también acompañada en esas apuestas por Sahlene que representaba al país anfitrión. Pero esa condición no le valió para ganar pues se quedó 5ª con 104 puntos y el doce de Finlandia.

Sin duda mereció la victoria y hacer doble para Francia jugando en París, pues debería haber ganado el año anterior su antecesora Natasha St-Pier en Copenhague, donde cantará nuestro candidato vencedor de esta noche.

Eurobesos para todos y no olvidéis que hace falta tiempo para alcanzar lo que se desea. España lleva 45 años sin conseguirlo de nuevo, así que ojalá y soñemos esta noche con que Spain cuenta con posibilidades de hacerse como mínimo un Top 5 en Dinamarca. 

21 febrero 2014

REINO UNIDO 1998



Buenos días queridos eurolectores,

Me gustaría hablaros hoy del último segundo puesto del Reino Unido, el que hacía el número quince en las veces que fue medalla de plata cuando no era el "Reino Hundido". Para poder contaros porque alcanzó esa posición he exponer quien es Imaani y como era su tema Where are you? (¿Dónde estás?).

En 1998 el festival se celebraba en Birmingham pues Katrina & The Waves habían demolido el scoreboard del año previo en Dublín con su himno rockero Love shine a light, del cual hablaremos el sábado, así que para hacer de representación en su propia casa la BBC recurrió al sistema de preselección ASFE (A song for Europe) en la cual ocho canciones serán seleccionadas en un inicio, que se reducían a cuatro tras un programa de radio donde los votantes llamaban para elegir cuales querían en la gala en directo.

En ese programa de selección que se celebró el 15 de marzo en Londres, presentado por Terry Wogan, con 70.421 llamadas se hizo con la carta blanca la negra Imaani. Y a tan solo 4.200 llamadas de Alberta con Don't it make you feel so good


Imani tenía 26 años cuando el día de Europa, 9 de mayo, se celebró el campeonato musical en U.K. Por tercera vez se realizaba en ese día, tras los años 1987 y 1992. 

Era una de las favoritas para ganar pero siempre alejada de la polémica y controvertida Dana Internacional, que arrasaba por donde iba con su historia nunca antes vista en el certamen. Para ello contaba con un as en la manga, ni más ni menos que el tema que interpretaba, el cual era actual, moderno, con sonidos incluso adelantados a su tiempo, por eso mismo esta representación en este mismo año sería algo que no desentonaría con los tiempos que corren...

Su base y su beat se escuchan hoy día constantemente. Si bien el puntito de la guitarra mezclado con base uptempo, como en la canción You & You de Natascha Hagen, si se ha quedado un poquito desactualizada. Aunque claro, la canción británica está hecha con muchísimo más gusto y tiene más empaque.

Imaani fue acompañada de cuatro coristas negros que le daban ese punto soul y r'n'b que solo las personas de esa raza pueden conseguir. Acompañando con sus pitos al ritmo de la percusión y con una pequeña coreografía en momentos puntuales del tema.

La realización fue sobresaliente, usando transiciones para las imágenes y efectos visuales, que utilizados en la medida adecuada engrandecían la actuación sin sobrecargarla. Lo mismo que el vestuario, con el la imitación del cuero rojo y el top plateado, así como su peinado afro y su sencilla sobriedad en el maquillaje. 


Saliendo en el puesto 16º al escenario al final se colocó segunda en una votación de infarto con 166 puntos y votos de absolutamente todos los países, hecho que no consiguió ningún otro país participante ese año. Recibió doce puntos de países poco dados a votar tan alto a las canciones inglesas; Croacia, Rumanía y Turquía, y también la máxima votación de Israel, siendo este uno de los que más tendencia de voto tiene hacia la potencia europea.

El Reino Unido siempre se ha caracterizado por enviar calidad y buenas candidaturas que hasta el comienzo de los dos miles siempre fueron muy bien tratadas por la ventaja de contar con el idioma a su favor. Pero dentro de las quince veces que ha sido segunda, esta es junto a la de diez años antes, es decir 1988, la que más merece ese galardón.

Eurobesos para todos y os envío tranquilidad para templar los nervios de cara a la gala de elección de mañana... Intentemos relajarnos, disfrutemos y miremos que quién va a Eurovision.

20 febrero 2014

NORUEGA 2013


Buenas tardes queridos eurolectores,

¿¡¿Sabéis que celebramos hoy?!? ¿¡¿No?!? Vaya... Pues celebramos que cumplimos un año juntos, el primer año de vida del blog. ¿Quién me iba a decir a mí que llegaría hasta aquí y qué me sucederían tantas cosas por el camino? ¡Y que recibiría en mi "eurorrincón" más de 32.300 visitas :O

Así que este primer aniversario quiero celebrarlo con una entrada dedicada a mi canción favorita del último festival, que fue con el que empecé mi andadura bloggera. Y es Noruega 2013 que estuvo representada por la candidatura de Margaret Berger y I feed you my love (Te alimento mi amor).

Ya escribí en su momento una columna previa al festival en la cual explicaba todo el proceso de selección de la canción y también diversas características de ella. A continuación dejo el link para los que no lo leyerais en su momento:


Ahora, a un año vista, la valoración puede ser realizada con más objetividad y la calma que viene después de la tormenta, la tormenta de emociones y sentimientos que se viven en esos meses previos a las galas y que limitan la apertura de miras. Así pues, me dispongo a hacer un análisis del tema que mereció el triunfo hace 9 meses.


Sin duda fue la propuesta más actual e innovadora del año, demostrándose con ello que los nórdicos siempre van tres pasos por delante del resto y son una potencia musical igual que el Reino Unido a la hora de generar nuevos hits.

Aunque no me terminó de convencer la realización de la SVT, que fue pésima en la semifinal y aprobada con la final, pero siempre lejos de la que ofreció la NRK en las galas de selección; no impide que considere que la actuación de mi Marga fue de matrícula de honor contándonos el poder y la fuerza que le da el amor de su chico.

Con un vestido mejorado de cara al concurso. Desapareciendo las tachuelas o botones cuadrados para dar paso a la pedrería que bordeaba la figura y curvas de la noruega de 28 años, natural de Trondheim. 



El escenario la ayudó mucho porque parecía confeccionado para ella y para la ganadora Emmelie de Forest, incluso más que para el propio representante sueco que jugaba en casa. Pero lo que más le ayudó fue salir a la palestra en el puesto número 24, pues aunque estaba en todo el mogollón con Azerbaiyán, Grecia, Ucrania, Italia y Georgia, al ser tan diferente al resto no tenía rival que la tapara.

Sumó 191 puntos con doces de sus tres hermanas Suecia, Finlandia y Dinamarca, y un diez de Islandia que la catapultaron a la 4ª posición. El resto de los puntos oscilaron entre el 1 y el 8 sin conseguir nada de Reino Unido, Irlanda y Austria... vamos los más originales y modernos del mundo... ¡Qué valor! Manda narices...

En la semifinal sin embargo quedó un puesto por encima, tercera, pero con 71 votos menos ya que podían votar la mitad de países que en la final. Pero no pudo superar a la ganadora de la semifinal, Azerbaiyán, y a Grecia que le sacó un punto y se colocó segunda, aunque luego en la final el país heleno fue tan solo sexto. 


Más allá del resultado, de las canciones y puestas en escena rivales, y de lo que pasara el Malmö esos días, esta canción quedará para la historia será un gran clásico dentro de unos cuantos años... Sino tiempo al tiempo ;)

Eurobesos para todos y mañana os traeré a Reino Unido 1998.